Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

El Espinar de cerca. La Caja

Juan Andrés Saiz Garrido 13 de abril de 2021 Por Juan Andrés Saiz Garrido
Caja Segovia-Bankia
Caja Segovia-Bankia

No bromeo cuando digo que soy un conservador, pues ahora caben pocas actitudes tan progresistas como conservar los grandes valores que entre todos hemos logrado: la sanidad, la educación, las pensiones, la libertad de expresión... la democracia en suma. 

También me gusta serle leal a lo que funciona bien, aunque ya no esté, como fue Caja Segovia. Queda una Fundación cargada de buena voluntad y vacía de presupuesto. Su labor social y cultural fue sobresaliente, y muchos tienen casa, negocio, estudios y proyección gracias a ella. En mi pueblo, siempre tuvo especial sensibilidad para los proyectos y las dificultades de los vecinos. Gracias.

Alcé la voz en 2008 cuando se olía su liquidación, que luego concluyó de forma desastrosa. Mal, muy mal. 
Les dije a los de Bankia, cuando llegaron, que conservaran el estilo de servicio público de los empleados. No hay banco sin personas. Recuerdo algunas de mi oficina: José Antonio, Julián, Nacho, José Carlos, Anselmo, Victoria, Pablo... Aquí sigo. 

Llega una nueva etapa, ahora con Caixa. No me da repelús, Cataluña acogió bien a mi familia paterna. Además, la principal función de un banco es comprar y vender dinero, un valor sin patria ni bandera. Habrá despidos y lo siento. Para los que sigan, repito mi mensaje: copien del espíritu de La Caja. Muchos lo agradeceros.

Te puede interesar