Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Psicología Ambiental

Consuelo Cuenca 16 de diciembre de 2020 Por Consuelo Cuenca
Lugares
Lugares

En las últimas décadas, desde diferentes sectores se viene denunciando el deterioro de la biodiversidad y el impactante cambio climático como consecuencia  del comportamiento humano. Desde una perspectiva ambiental y ecológica, la Psicología, como disciplina científica y profesión, tiene mucho que aportar respecto a cómo el entorno condiciona nuestro comportamiento. 

La Psicología Ambiental pone el acento en la interacción del individuo con su entorno para mejorar el bienestar de las personas. Por tanto, analiza el comportamiento y la experiencia humana tanto en el ambiente rural como urbano, respecto a las características de sus edificios, calles, zonas verdes, etc. 

En los últimos años, esta disciplina con  carácter teórico, aplicado e interdisciplinar se ocupa de estudiar la interacción entre los seres humanos y el medio en el que se encuentran. Se ha venido desarrollando de forma positiva promocionando la mejora de estilo de vida del individuo en los diferentes contextos, siendo objeto investigación dentro de la comunidad científica, construcción de infraestructuras, urbanismo, etc. 
Examina las relaciones recíprocas entre individuo y su entorno. Es decir, del efecto del ambiente sobre la conducta y el efecto de los comportamientos humanos sobre el ambiente. Entiende el ambiente caracterizado por propiedades biopsicosociales que se desarrollan en un entorno natural construido de forma artificial como las viviendas, lugares de trabajo o zonas de relaciones sociales. 

En las construcciones apuesta por un enfoque integral del ambiente. Por tanto, trata de cubrir las necesidades materiales y psíquicas, como por ejemplo en la construcción de un polideportivo en la que se contemplan desde la ergonomía de los asientos de las pistas, la distribución de espacios para la acústica, los colores, etc. Todo ello busca la satisfacción emocional, personal y vital como el disfrute de espectadores y deportistas. 
 
La Psicología Ambiental es ecléctica y colaboradora con otras ciencias en el estudio del entorno urbano y espacios naturales. Un ejemplo de ello es la investigación del Stanford Woods Institute for the Environment en la que comprobó que caminar por espacios naturales ayudaba a reducir sintomatología ansiosa. 
 
Gregory Bartman (2015) indica que el incremento de la construcción en las ciudades ha favorecido una reducción de contacto con la naturaleza, y una tendencia al aislamiento o hacinamiento, factores que influyen en los trastornos mentales como la depresión, especialmente en áreas urbanas, llegando a señalar que caminar en espacios naturales parece constituir un mecanismo de protección frente a este tipo de trastornos mentales.
 
Diferentes estudios sobre vivir cerca de espacios naturales informan acerca de que aquellas áreas residenciales con pocos espacios verdes se asocian con niveles más altos de estrés y niveles más bajos de salud general. Sin embargo,  habitar en áreas cercanas a ríos, lagos, mar u otras fuentes de agua tiene un impacto positivo en el bienestar y la salud. Por consiguiente, residir en una zona de naturaleza tranquila y segura tiende a ser percibida por los residentes como una zona saludable psiquicamente al generar satisfacción personal individual con la vida.

En los estudios sobre espacios naturales y cognición, los niños/as con hiperactividad o déficit atencional que juegan en  áreas naturales tienden a mejorar su capacidad cognitiva durante el juego. Describen que en otros casos, observar escenas de la naturaleza favorece la relajación y reduce la fatiga mental.
 
Las diferentes  evidencias muestran que la Psicología Ambiental proporciona unos conocimientos útiles para el desarrollo de intervenciones psicológicas; por tanto,  su metodología facilita el desarrollo de programas para mejorar la calidad de vida de las personas.
 
Entre los elementos más importantes de estudio de la Psicología Ambiental se encuentran el espacio personal, la territorialidad, el hacinamiento, la apropiación y distribución de espacios etc. Estudia la incidencia de las distintas dimensiones ambientales y el ajuste a sus efectos sobre las percepciones, cogniciones y emociones. Investiga acerca del estrés ambiental y rendimiento (ruido, luz, color, temperatura,   contaminación, etc.) y sus consecuencias psicológicas y físicas sobre los individuos. Diseña y elabora planes ambientales como el  planteamiento y creación de espacios en base a las necesidades individuales/grupales, variables ambientales y efectos sobre las personas. Promociona entornos y productos  ecológicos, respetables y sostenibles para el medio ambiente.
 
El Conocimiento ambiental en esta rama de la Psicología contempla una representación subjetiva y mental que las personas tienen sobre su ambiente,  a la que dota de significados y emociones. Luego, analiza la forma en cómo percibimos nuestro entorno y como lo organizamos en nuestra mente. De ahí, las diferentes perspectivas en la distribución y estéticas de los espacios. Un ejemplo de ello, es una estética bajo un estilo minimalista o barroco.
 
Otra área de trabajo es considerar las conductas y actitudes dirigidas hacia el medio ambiente, donde  la  las diferencias culturales y psicológicas tienen gran peso en el desarrollo de la responsabilidad y conciencia acerca del cuidado de nuestro entorno. 

Fomenta las actuaciones entre los distintos colectivos de la ciudadanía y su relación con el entorno en relación al diseño, construcción y distribución de espacios. Un ejemplo son los parques infantiles y las zonas de ejercicio de adultos donde un entorno verde o natural, colores o formas pueden ser más atractivos para su uso. 
 
La Psicología Ambiental o Psicología Ecológica promociona espacios públicos abiertos para favorecer las relaciones sociales y socialización de las personas. Aquellos lugares donde se fomenta la disposición circular para estimular la comunicación, el debate e intercambio de ideas. Además de  promocionar un comportamiento ambiental positivo, como el fomento del reciclaje, mantenimiento y limpieza de zonas en riesgo (ríos, parajes…).
 
Potencia que el espacio personal y residencial disminuya la sensación de aislamiento o hacinamiento. A nivel urbanístico, busca las mejoras en el transporte, edificios en función de las necesidades funcionales…
 
La Psicología Ambiental trabaja, junto a otras disciplinas, para que el diseño y construcción de espacios resulten seguros, además de favorecer la conciencia ambiental sobre el desarrollo de ciudades sostenibles mediante el fomento del uso de las energías renovables y la reducción de emisiones por parte de las empresas. Junto a otros sectores llega a elaborar programas de educación ambiental y campañas de concienciación de cuidado del ambiente.
 
Siguiendo a Hernández (1997), la Psicología Ambiental es un campo de estudio de carácter eminentemente aplicado, que analiza la interacción persona-medio ambiente y, se centra en explorar las conductas causantes del deterioro ambiental, o por el contrario, en aquellas otras conductas que permiten la conservación del entorno. 

La Psicología Ambiental colabora junto a otras disciplinas en el estudio del entorno natural o construido que atienden a la ergonomía, diseño de interiores, arquitectura, paisajismo, planificación urbana, gestión ambiental, ingeniería y ecología ambiental, antropología urbana, geografía humana y social, sociología ambiental, etc. Esta especialidad dentro de la Psicología persigue hacer nuestro entorno más humano, más accesible a todos, pero a la vez busca que el hombre sea más respetuoso con el medio ambiente. 

El rol de psicólogo/a ambiental como experto en los comportamientos humanas, sociales y organizacionales, está capacitado para desarrollar tareas técnicas, tareas de alta dirección, coordinación, dirección de departamentos y/o de programas incluso tecnológicos, ya que siempre se cuenta con un equipo técnico. 
En España, uno de los más activos promotores de la Psicología Ambiental es el psicólogo Enric Pol, quien define los distintos papeles de los profesionales de esta disciplina. Entre los distintos puestos profesionales  destaca ser parte de un equipo de diseño y/o arquitectura, una entidad de gestión pública, responsable de gestión ambiental de una empresa, especialista en prevención de riesgos laborales en una organización o como  educador/promotor ambiental.

A modo de resumen, podemos decir que el objeto de estudio característico de la Psicología Ambiental es la interacción entre las personas y su entorno, enmarcándose esta actividad y dentro de un ambiente biopsicosocial. Este planteamiento permite reconsiderar  a la Psicología Ambiental como la Psicología Ecológica  que atiende a las relaciones entre los organismos vivos, incluidos los seres humanos, con su ambiente físico, tratando de  comprender las conexiones fundamentales que vinculan a las plantas, los animales y a su vez al mundo que les rodea, dónde el equilibrio es la base del bienestar.
 
<<Los científicos pueden describir los problemas que afectarán el medio ambiente basándose en la evidencia disponible. Sin embargo, su solución no es la responsabilidad de los científicos, sino de la sociedad en su totalidad>>. Mario Molina 

Te puede interesar