Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

La Diputación de Segovia amplía plazos y retrasa el cobro de las obligaciones tributarias a los contribuyentes de la provincia

San Rafael 04 de mayo de 2020 Por Redacción
La Diputación de Segovia continúa tomando medidas para amortiguar las consecuencias de la crisis sanitaria del COVID19. De esta manera, para facilitar las obligaciones tributarias a los contribuyentes se establece un nuevo calendario fiscal para el pago de los tributos locales que será de aplicación excepcional en el ejercicio 2020, en el que se retrasan y amplían los plazos, como medida para paliar los efectos del COVID-19.
1588094530_199014_1588095181_sumario_normal

La Diputación de Segovia continúa tomando medidas para amortiguar las consecuencias de la crisis sanitaria del COVID19. De esta manera, para facilitar las obligaciones tributarias a los contribuyentes se establece un nuevo calendario fiscal para el pago de los tributos locales que será de aplicación excepcional en el ejercicio 2020, en el que se retrasan y amplían los plazos, como medida para paliar los efectos del COVID-19. 

La Comisión Permanente de Seguimiento de la institución provincial ya acordó el 16 de marzo aplazar ese cobro hasta el mes de junio, pero dada la prolongación en el tiempo del estado de alarma y de la reincorporación a la normalidad de algunos sectores productivos se ha decidido que esa fecha vuelva a retrasarse hasta el 1 de julio, y además, se ampliarán los plazos considerablemente con respecto al ejercicio 2019. Así, mientras el pasado año el plazo que tenían los contribuyentes para pagar sus tributos era de dos meses, en este ejercicio oscila entre los 77 días del impuesto de vehículos y tasas o el concepto IBI de naturaleza rústica y otras tasas no cobradas en el primer periodo, hasta los 109 días en el caso del IBI urbano. 

De este modo, los ciudadanos no tendrán que comenzar a pagar el impuesto de vehículos y las tasas de basura, agua, alcantarillado y otras hasta el 1 de julio y podrán hacerlo hasta el 15 de septiembre. En el caso del IBI urbano, el plazo se extiende desde el 20 de julio hasta el 5 de noviembre, mientras que el Impuesto sobre Actividades Económicas podrá pagarse del 14 de septiembre al 9 de diciembre y el impuesto de rústica y tasas del 24 de septiembre al 9 de diciembre.   

No obstante y, a pesar de estos aplazamientos en el cobro, la Diputación de Segovia continuará haciendo un esfuerzo en sus operaciones de Tesorería para anticipar más de 9,6 millones de euros de la recaudación de tributos a las entidades locales al mes de junio. Se tratará, por tanto, del segundo anticipo del año, equivalente al 22,50% de la recaudación de sus tributos para el ejercicio 2020, tras el efectuado en la primera quincena del mes de abril.

Te puede interesar