Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

El proyecto ayuda humanitaria a Benin quiere enviar en febrero un nuevo contenedor

Somos de aquí - El Espinar 25 de noviembre de 2020 Por Redacción
Imagen de archivo de presentación Campaña a Benin
Imagen de archivo de presentación Campaña a Benin

Un año más entramos en tu casa con esta sencilla carta para hablarte del Proyecto de Ayuda Humanitaria a Benín, hemos cumplido 23 años, si Dios quiere, en febrero mandaremos el 24 contenedor de alimentos, sin vosotros hubiera sido imposible, con vosotros es una realidad.

“Quien camina sobre alfombras y suelos de parqué piensa distinto de quien lo hace sobre veredas. Las plantas descalzas nos van haciendo sabios”, decía Mario Benedetti y es una gran realidad.

“Hagamos lo poquito que podemos hacer”, hemos de seguir interesados, con pasión, por lo que ocurre en nuestro mundo convulso, ahora también por el coronavirus. Tenemos que ensanchar nuestros horizontes y contactar con gente que se mueve y vive en el mundo de la marginación. Nada de derrota, “todo menos quedarme delante del televisor”, me decía un buen amigo, “echemos talento al vivir”.

“Se que hay un sol aunque el cielo esté cubierto de nubes”, esto es lo que nos ha mantenido y nos mantiene en pie o como escuchaba a un amigo de Benín, una de las veces que les hemos visitado, “el sol no pasa de lago ante ninguna aldea, quizá salga más temprano en una aldea que en otra pero no olvida el resto”.

Esta sociedad nos provoca a ACUMULAR y corremos el riesgo de olvidar el tesoro de las relaciones personales, de corazón a corazón, el único capaz de colmarnos. Siempre que he ido a Benín, de aquella pobre gente he recibido este tesoro. “Amar es una manera de mirar, de tocar, de escuchar a las personas, si pasamos tiempo con los pobres, ellos nos revelarán su belleza”.

Ahora que estamos en el mes de noviembre, mes de los difuntos, recuerdo unas palabras, “al final de la vida me dirán, ¿has vivido, has amado? y yo, sin decir nada, abriré mi corazón lleno de nombres”.

Decía las Madre Teresa de Calcuta: “todo lo que no sirve es un peso para el corazón”. Gracias por poner a disposición de los pobres tu pan, no cambiarás el mundo pero te convencerás de que el hambre no es invencible.

Este año el Programa Mundial de Alimentos de la ONU ha recibido el Nobel de la Paz, por sus esfuerzos en combatir el hambre, “la comida es la mejor vacuna contra el caos”,en 2019 el Programa proporcionó ayuda a casi 100 millones de personas en 88 países. El hambre es inadmisible en un mundo de abundancia.

Contamos contigo para sensibilizar a tu gente. Ya sabéis lo más necesario que nos piden y necesita nuestra gente de Benín:

·      Pasta, arroz, harina, lentejas, garbanzos, judías…

·      Aceite, galletas, tomate, conservas de atún, sardinas…

·      Productos de higiene y aseo

·      Material escolar

Los tiempos son recios que diría Teresa de Jesús pero son tiempos de Dios. Cuando hayáis realizado la campaña, entraremos en contacto para ir a recogerlo. Un saludo afectuoso y agradecido en nombre de todos los que estamos detrás de este Proyecto y, sobre todo, en nombre de la gente querida de Benín.

Te puede interesar