Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

La Real Fábrica de Cristales de La Granja celebra su 250 aniversario en el cupón de la ONCE

65C54CF2-F110-4A3A-A6A5-D3D95626DA65
rueda de prensa

La Real Fábrica de Cristales de La Granja de San Ildefonso celebra su 250 aniversario en el cupón de la ONCE del jueves, 26 de noviembre. Cinco millones y medio de cupones difundirán por toda España este centro, donde el cristal toma muy diversas y elegantes formas.

El alcalde de la Granja de San Ildefonso, Samuel Alonso, el delegado territorial de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez, y el presidente de la Real Fábrica de Cristales, Andrés Ortega, han presentado este cupón en un acto que ha tenido lugar en la Sede de la Real Fábrica, y en el que han estado acompañados por la directora del Museo de la Real Fábrica de Cristales, Paloma Pastor y el director de ONCE en Segovia, Claudio Congosto.

La Real Fábrica de Cristales de La Granja fue edificada según los planos del aparejador del Real Sitio, Joseph Díaz, alias Gamones, entre 1770 y 1784. En sus instalaciones se pueden desarrollar actividades relacionadas con el vidrio. Desde visitar el Museo Tecnológico con sus magníficas colecciones de piezas de vidrio; pasando por la demostración real de los trabajos en los hornos, a recibir formación sobre técnicas aplicables sobre el vidrio.

La Real Fábrica de Cristales de La Granja nace al calor de la nueva dinastía borbónica, constituyó uno de los ejemplos de manufacturas reales más importantes de toda la España dieciochesca. El objetivo de estas manufacturas era abastecer de objetos suntuarios los Palacios y residencias reales para evitar recurrir a costosas importaciones.

Actualmente, las piezas son realizadas en los talleres de la Real Fábrica de Cristales de La Granja manteniendo escrupulosamente los mismos procesos y técnicas de manufacturación que en el siglo XVIII: artesanalmente, con caña de soplar y con la ayuda de moldes.
La calidad del cristal de La Granja y la destreza de los artesanos, convierten a este tipo de cristal en uno de los más apreciados y de mayor fama internacional.

La técnica más importante a la hora de tratar el cristal es el soplado, inventado en el siglo I a.C. posiblemente en Siria. Gracias a la caña de soplar pudieron hacerse piezas de mayores dimensiones, de paredes más finas y en un tiempo récord. Fue tal la importancia de esta técnica, que aún hoy se viene utilizando con escasas variantes.
El maestro extrae con la caña una primera toma de vidrio caliente o posta (a unos 1.100º C) del crisol, y sopla a través de la caña realizando una pequeña burbuja de vidrio y la introduce en el molde adaptándose así a su forma para conformar el depósito de la pieza.

Formado el depósito se aplica el puntil por el extremo opuesto a la caña, y acto seguido se desprende la caña de la pieza, para poder así terminar el recipiente dando forma a la boca o aplicando las asas. Una vez terminado el proceso, hay que ‘recocer’ el vidrio, enfriarlo muy lentamente en un horno llamado arca de recocido o mufla. Cuando la pieza ha completado el proceso de enfriamiento, está ya lista para su decoración.
La Real Fábrica de Cristales de La Granja desde el siglo XVIII, elaboró sus piezas con vidrio al plomo (cristal) utilizando la tradicional técnica de soplado con caña. La producción actual de la Real Fábrica de Cristales se mantiene fiel a su tradición, tanto en la calidad de sus vidrios, como en las técnicas y modelos que reproduce.

Captura de pantalla 2020-11-21 a las 15.22.22

Te puede interesar