Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

El Archivo Histórico Provincial presenta como ‘tesoro oculto’ del mes los documentos que conserva del Colegio de Arquitectos de Segovia

Segovia provincia 16 de noviembre de 2020 Por Redacción
Plano del Colegio de Arquitectos
Plano del Colegio de Arquitectos

El Archivo Histórico Provincial de Segovia ha seleccionado como ‘tesoro oculto’ de este mes una serie de documentos de la Demarcación del Colegio de Arquitectos de Castilla y León Este (COACYLE) en Segovia. Este fondo documental está datado en la década de 1980 y llegó al Archivo Histórico desde la sede de la Demarcación, donde se había conservado hasta 2005. Este mes el ‘tesoro oculto’ se puede visitar exclusivamente a través de la página web del Archivo.

Los fondos procedentes de la Demarcación segoviana del Colegio de Arquitectos se dividen en tres grupos bien diferenciados: proyectos básicos, proyectos de ejecución y proyectos de legalización de obras. Además, esta documentación se completa con las certificaciones que permiten saber si los proyectos fueron realizados o se quedaron solamente en ideas. A través de estos documentos se puede conocer la arquitectura y el urbanismo de la provincia a finales del siglo XX. 

El Colegio de Arquitectos de Castilla y León fue creado en 1983 en el llamado ‘Acta de Silos’, ya que anteriormente el Colegio de Madrid integraba las provincias de Ávila, Burgos, Segovia, Soria y Valladolid, a pesar de formar parte de otra comunidad. Aun tras la firma de este acta, la segregación no se hizo activamente hasta hace diez años después, con el Real Decreto 293/1992 del 27 de marzo, con el que el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León queda definitivamente constituido. La sede del colegio se encuentra en Valladolid. 

A nivel local, la Demarcación de Segovia actúa como intermediario entre arquitectos y el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este, para evitar así el traslado físico de las personas, y asumiendo la recepción y entrega de la documentación pertinente o el cobro de las correspondientes tasas. 

Cuando en 1983 se firma el ‘Acta de Silos’, la Delegación de Segovia realiza una “limpieza” de la documentación perteneciente a la integración de Segovia en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y se conservaron los documentos de la década de 1980 en el Archivo Histórico Provincial de Segovia. 

La Asociación de Arquitectura de Madrid, a la que perteneció inicialmente Segovia y otras provincias de la Comunidad, nació en 1849, que un año después se denominaría Sociedad Central de Arquitectos, antecesora de los colegios oficiales de arquitectos que se establecieron en España por Real Decreto de 27 de diciembre de 1929. 

Los colegios profesionales 
Los colegios profesionales son asociaciones de carácter profesional integradas por los que ejercen una profesión y suelen estar reconocidos o controlados por el Estado y las normativas nacionales o estatales. Estos colegios tienen su antecedente en los gremios, agrupaciones de origen medieval integradas por artesanos del mismo oficio y cuyo fin era defender sus intereses profesionales. Entres sus objetivos, estaba conseguir un equilibrio entre la demanda y el número de talleres activos, garantizar el trabajo a sus asociados, mejorar su bienestar económico y los sistemas y técnicas de aprendizaje del oficio. Eran característicos de las sociedades del Antiguo Régimen y desaparecieron con la consolidación del liberalismo en 1836, consecuencia de las políticas que establecían la libertad industrial y de comercio en España. 

Pero los colegios profesionales tal y como los conocemos actualmente, surgen a mediados del siglo XIX y pasaron a ser instituciones organizativas de determinadas profesiones. Sin embargo, esto no significó el comienzo de la actividad de los Colegios, ya que la caída de la primera dictadura de Primo de Rivera retrasó los trámites necesarios, siendo en 1931 cuando se publicó un Estatuto General de los Colegios de Arquitectos de España, por el que se quedaban instituidos los colegios. Segovia quedó adscrita al Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, que redactó en marzo de 1936 su propio Reglamento.

Durante toda la época de Franco el sistema no tuvo variaciones significativas. La Orden de 4 de mayo de 1940 incorpora a los colegios de arquitectos todas las asociaciones de arquitectos existentes hasta el momento.

Más adelante, la Constitución Española de 1978, en su articulado, las define como corporaciones de derecho público, amparadas por la ley y reconocidas por el Estado, con personalidad jurídica propia que colaboran con la Administración Pública en los asuntos relacionados con la profesión y se organizan en ámbitos territoriales.

Te puede interesar