Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

La historia de una plaza de toros

El Espinar 13 de noviembre de 2020 Por Yolanda González
torosplaza

Una de las bases que hemos utilizado para hacer nuestro relato sobre uno de los edificios más simbólicos de este Municipio, LA PLAZA DE TOROS, es la primera copia de la Escritura de Obra Nueva y Compraventa de esta plaza y otras dependencias, depositada en el Archivo Municipal así como, el proyecto de ampliación y reforma de la misma.  

Muchos somos los que pensábamos y otros los que aún siguen pensando que esa plaza de toros siempre ha sido como la vemos, y tenemos que tener en cuenta que en el lugar donde se levanta esta Plaza de Toros, hubo otra muy antigua de carácter privada, donde se celebraban los festejos taurinos, bien organizados por el Ayuntamiento tras un arrendamiento de la misma, o bien organizados por particulares. Consta en este Archivo un expediente de arrendamiento por parte del Ayuntamiento de esa plaza de toros, correspondiente al año 1897, lo que nos revela la antigüedad que tenía.

Pues bien, aclarado esto, nos metemos en nuestra historia. En primer lugar, el Ayuntamiento de El Espinar compró el 29 de Julio de 1945, siendo alcalde D. Miguel Maricalva González, a unas familias del pueblo, la plaza de toros llamada del Cabezuelo y otras dependencias que tenían en propiedad en este mismo lugar. 

La Plaza de Toros que se compró era según aparece en escritura pública de “mampostería ordinaria, de figura geométrica ligeramente elíptica con algunas irregularidades, consta de ruedo y tendidos para el público en todo su perímetro, teniendo una longitud su eje mayor de 56 metros 40 centímetros y en su eje menor de 53 metros 80 centímetros. Adosado a este anillo y en su parte posterior se encuentran los corrales y apartaderos de figura poligonal irregular cerrada por cinco lados, siendo uno de ellos el formado por uno de los arcos de la elipse por el que se une a la plaza. El resto del terreno lo constituye un prado cercado de pared de piedra y destinado a servicios auxiliares y de acceso de la plaza descrita”. Su localización era entre el Parque municipal, el Matadero público y la calle de Santa Quiteria.  El precio que se pagó fue de 65.000 pesetas, aproximadamente 391 euros de la moneda actual. 

Esta plaza que se adquirió, era según aparece en la memoria del proyecto de ampliación de la misma, “reducida, sin condiciones de comodidad para el público y con las condiciones mínimas de seguridad para los lidiadores” por ello se acordó la ampliación y transformación de la referida plaza, aprovechando algunos de los muros existentes convenientemente perfilados, saneados y reforzados en relación con la nueva construcción.

La reforma, pues, se basó en una “distribución general de cuatro zonas, tres concéntricas o plaza propiamente dicha y una de anejos y servicios generales situada en la parte posterior sobre el eje o diámetro orientado de Norte a Sur”. 

“La primera o interior de las tres zonas concéntricas que es un círculo de 40 metros de diámetro, forma el anillo central o ruedo; la segunda que es una corona circular formada por dos círculos, y constituyen el llamado callejón, separado del ruedo por la barrera de madera con su estribo de madera y soportes de cantería de piedra granítica; la tercera zona en talud y elevada por su parte anterior de la barrera era otra corona circular limitada por dos muros  e integrada por la gradería de asientos de piedra granítica que constituyen los distintos tendidos, a los que se da acceso por amplias bocas con sus escaleras de piedra y que constituyen la tercera zona”. 

“La zona de anejos y servicios generales se divide en tres partes: la primera llamada patio de caballos integrada por un patio que comunica con el exterior y con el anillo central o ruedo, a través del callejón o barrera, en el que se estudiaba un pequeño pabellón compuesto de oratorio, enfermería y servicios sanitarios, la segunda o central se haya constituida por los chiqueros, sobre los que va la llamada meseta de toril, los corrales y el patio o corral de ingreso en comunicación directa con el exterior y la tercera el patio de arrastre, en comunicación directa con el ruedo y con el exterior, integrada por un amplio patio”

“En la galería circular exterior de la planta baja, llamada de distribución, se halla la escalera de acceso a los palcos, presidencial de autoridades e invitados, así como las tres grandes puertas de ingreso al edificio”. La realización de todos estos elementos constituyó la plaza de toros actual, proyecto realizado por el Arquitecto, D. José Luís Aranguren. La plaza se inauguró el 3 de septiembre de 1949 con la celebración de una corrida de toros donde torearon, D. Pepe Dominguín, Luís Miguel Dominguín y Paquito Muñoz, siendo la Ganadería de D. Germán P. Gamazo.

Con el paso de los años la plaza ha tenido diferentes arreglos en las distintas Corporaciones, arreglos que se siguen proyectando para su mantenimiento y conservación.

Te puede interesar