Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

¡Feliz Aniversario! IES María Zambrano

El Espinar 12 de noviembre de 2020 Por Redacción
20201103_090142
Despacho - " Las mejores vistas desde el despacho”

Hace ya 50 años que el hoy IES María Zambrano abrió sus puertas en EL Espinar. 50 años de trabajo, incertidumbres y cambios en las distintas políticas educativas. Años a lo largo de los cuales, tantos y tantos docentes y alumnos se han tenido que adaptar a las circunstancias de las diferentes situaciones vividas y ahora, una vez más, nos vemos adaptando nuestra manera de trabajar y de aprender a la nueva excepcionalidad que vivimos.

Quizá una de las grandezas de la educación sea esa capacidad de cambio y adaptación que hace que, año tras año, y curso tras curso, sigamos trabajando con energías e ilusiones renovadas.

Como en todo cumpleaños que se precie, toca echar la vista atrás, pensar en lo que a cada uno nos supone o ha supuesto el IES María Zambrano. Pues bien, he de confesar que para mí es, en toda regla, un Centro Educativo. Si muchos de nuestros estudiantes llegan a él con los  miedos y esperanzas propias del inicio de algo nuevo y las ganas de continuar fuera de él su formación, para muchos de los docentes entre los que me incluyo, ha pasado de ser un centro de paso a casi nuestra segunda casa.

Bien, pues empecemos desde el principio. Mi primer contacto con el centro fue extraño, un agosto caluroso vine a ver mi nuevo destino (pronto descubrí lo bonito de las nevadas), me encontré con un viejo edificio con cierta fauna dentro, y me refiero a la familia de felinos que tradicionalmente nos acompaña. Cuando atravesé las puertas descubrí que, ciertamente, no era ni más ni menos que un instituto, aulas y alumnos, sobre todo alumnos y año tras año vi cómo crecía precisamente el número de éstos, tanto que el centro tuvo que sufrir alguna que otra reforma para poder acogerlos. Y si son muchas las reformas por las que ha pasado, muchas son las que quedan, para que poco a poco con pequeñas o grandes obras se adapte a las distintas necesidades de estos tiempos y los que vengan.

Muchos de nosotros llegamos al centro con fecha de salida y año tras año repetíamos destino, comenzando poco a poco  a formar parte de esta familia. Empezamos a trabajar en distintos proyectos y al igual que nuestros chicos crecemos con el tiempo, con errores y aciertos, pero como en todo aprendizaje no podría ser de otra manera. Si algo tiene de raro esta profesión es que no somos muy conscientes del tiempo, pues contamos los años en cursos y nos ponemos melancólicos cuando vemos a esos chicos que hace nada entraron en 1º de ESO salir por la puerta de 2º de bachillerato. En mi caso año tras año me fui sorprendiendo de tener en clase a los hermanos de los hermanos y así es como escribimos nuestra historia.

Tantos y tantos compañeros que han pasado por el centro de los que yo solo puedo dar cuenta de unos pocos en estos últimos diez años. Que han puesto en marcha multitud de proyectos, cursos, excursiones, graduaciones… a todos ellos no puedo más que agradecerles el trabajo y su tiempo. Algunos de nosotros nos vimos embarcados en las labores no docentes de la profesión y como no podía ser de otra manera en un Centro Educativo, fuimos aprendiendo, un poco de esto, otro poco de aquello y sin saber bien cómo me vi gestionando el IES María Zambrano. Sólo puedo decir que como tantas otras cosas en la vida no hubiera podido sin el aprendizaje recibido y es que en este centro día a día se reciben muchas “masterclasses”. Hemos vivido momentos duros y complicados, cursos difíciles y cómo no cursos excepcionales y han sido muchas las horas de trabajo y si hay que agradecer a los maestros no puedo dejar de mencionar a Nora, mi compañera en jefatura y a José Luis el eterno Director y la enciclopedia normativa. También a los actuales compañeros de batalla y cómo no a mis dos manos derechas, las secretarias del centro. Muchos serían los nombres a escribir de compañeros y amigos que a lo largo de estos años he conocido. De todos es sabido lo cambiante de nuestro claustro, compañeros que van y vienen por circunstancias de la vida y de los que todos, alumnos y profesores,  aprendemos algo pues como una vez me dijeron  ahí reside otra de las grandezas  de la educación “ todos tenemos algo que enseñar “ ,o al menos eso es lo que me gusta pensar.

Diferentes versiones existen sobre cuándo fue su nacimiento en noviembre de 1970. Puede que el día no sea tan importante cómo lo relevante de tener un Centro Educativo en el municipio. Lo cierto es que no puedo imaginar lo complicado de arrancar, ni las dificultades por las que ha pasado, historias que hemos leído o nos han relatado, que ponen de manifiesto la lucha por la educación en unos tiempos u otros. Todos siempre coincidimos en lo mismo, en la importancia de la formación. En lo relativo al día, oficialmente, nos quedaremos con la intriga, ya que en el archivo municipal no hay documentación de la inauguración del instituto; pero, si tenemos que elegir una, nos quedaremos con aquella que ya nos contaron…” tú naciste un 12 de noviembre de 1970. Era jueves.”

Muchos son los compañeros que critican la decoración de mi despacho. Montones de pequeñas cabezas que vigilan día a día y hora tras hora el trabajo llevado a cabo. Si bien es cierto que fue heredada, es algo que nunca quise cambiar pues me recuerda para quien trabajamos, para todos esos chicos que pasan por nuestro centro, de los que formamos parte de sus vidas durante un periodo de tiempo y de los que tanto aprendemos mientras tratamos de enseñarles nuestras materias. Sólo espero que año tras año las paredes sigan sumando pequeñas cabezas, y que cientos y cientos de alumnos sigan formándose con nosotros.

Finalmente, para despedirme,  un pequeño ruego para el IES María Zambrano.  Dado que este Aniversario, por los motivos que todos conocemos, es un poco descafeinado, me gustaría que conste en acta que le debemos una celebración, pues no se cumplen 50 años de andadura todos los días y esperemos que nuestro IES María Zambrano continúe, por qué no, otros 50 años más disfrutando con la educación.

María del Corral Martínez. Directora IES María Zambrano

Te puede interesar