Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Conviviendo con la diabetes

Consuelo Cuenca 12 de noviembre de 2020 Por Consuelo Cuenca
Depiction_of_a_home_test_for_diabetes,_test_results,_and_the_'big_3'_symptoms_of_diabetes
diabetes

La diabetes, a menudo se viene denominando "enfermedad silenciosa", ya que puede desarrollarse en algunas personas sin mostrar síntomas en su inicio. 
El próximo día 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes. Desde 199, este día se viene conmemorando como medio para aumentar la conciencia global sobre la diabetes, ya que esta grave afección se encuentra en constante aumento en todos los países del mundo. Se realizan diferentes eventos para dirigir la atención al público general, instituciones y gobiernos con el fin de visibilizar esta enfermedad respecto a las causas, síntomas, complicaciones y tratamiento de. Es decir, se trata de informar  acerca de los riesgos y l señales de alerta de la diabetes para que se tomen las medidas precisas para prevenir y tratar esta enfermedad crónica.

La organización Mundial de la Salud señala que la prevalencia de la diabetes ha aumentado con mayor rapidez, que esta enfermedad se relaciona con distintas patologías como problemas de visión, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, pie diabético, entre otros. Se estima que en  2012 que la hiperglucemia era atribuible a 2,2 millones de muertes, y que la diabetes fue la causa directa de 1,6 millones de muertes. 

Las recomendaciones médicas insisten en una dieta saludable, una práctica de actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal óptimo y la evitación del consumo de tabaco, alcohol y tóxicos previenen la diabetes de tipo 2 o retrasan su aparición. El tratamiento de la diabetes ayuda a evitar o retrasar sus consecuencias con el fin de controlar las complicaciones agudas o crónicas.

El Ministerio de Sanidad, en su página web epdata, informa acerca de los datos 2020 sobre  la prevalencia en España. Afirma que la población española  con diabetes se encuentra 3,71 puntos porcentuales por encima del año 1991, que actualmente afecta más a los hombres que a las mujeres. En España afecta a casi 6 millones de personas, dónde los datos indicados por las encuestas nacionales de salud reflejan una tasa en torno a 8 de cada 100 personas.

El término “diabetes mellitus” conforma un conjunto de enfermedades metabólicas cuyo factor común es la hiperglucemia debido a un déficit de la secreción de insulina o por defectos de la acción de ésta o ambos factores. Por consiguiente, la diabetes es una enfermedad crónica que ocurre cuando el páncreas no puede producir insulina o cuando el organismo no puede utilizar la insulina que produce. 

Se diferencian tres tipos de diabetes. La  Diabetes tipo 1 está causada por una reacción autoinmunitaria en la que el sistema inmunitario del organismo ataca a las células beta del páncreas que producen insulina. La consecuencia es que el cuerpo produce poca o ninguna insulina. La Diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes. Inicialmente, la hiperglucemia (altos niveles de glucosa en sangre) es el resultado de la incapacidad de las células del cuerpo de responder totalmente a la insulina, lo que se conoce como “resistencia a la insulina”. Un tercer tipo, Diabetes mellitus gestacional se caracteriza por altos nivel de glucosa en sangre durante el embarazo. Puede ocurrir en cualquier momento del embarazo (suele presentarse con más frecuencia después de la semana 24) y normalmente desaparece después de este.

El diagnóstico de DM suele impactar a nivel emocional y conductual. La persona tiene que aceptar que padece una enfermedad crónica irreversible, por lo que requerirá tener que modificar el propio repertorio conductual con el fin de evitar complicaciones.
La diabetes no se elige, sin embargo la noticia de su padecimiento suele ocasionar un impacto psicológico. Ante el debut diabético, comienza la tarea de adaptarse para vivir con esta enfermedad crónica e intentar normalizar la vida en la medida de lo posible con la ayuda del apoyo familiar, el entorno, sobretodo, con el apoyo del equipo sanitario. Éste está compuesto  por profesionales de  Medicina,  Pediatría, Endocrinología, Oftalmología, Odontología, Enfermería, Psicología, Educación, etc. 

Aunque las últimas evidencias sugieren que la diabetes tipo 2 puede revertirse, tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 deben considerarse actualmente como enfermedades crónicas que requieren un autocontrol continuo.  Siendo, importante señalar, que la diabetes tipo 2 puede prevenirse o demorarse en muchos casos como viene demostrando la comunidad científica.

La diabetes es uno de los grandes desafíos sanitarios actuales, pero aunque los datos pueden ser desalentadores, es conveniente mantener una actitud positiva y conocer que un diagnóstico temprano y oportuno, un acceso a una atención sanitaria apropiada, y una adherencia al tratamiento previene las de la diabetes.

Actualmente, principalmente dentro del ámbito sanitario se reconoce la influencia de los factores psicológicos relacionados con las enfermedades crónicas y la importancia de abordarlos de manera directa, tanto para favorecer la adaptación de la persona a la propia enfermedad, así como para evitar posibles complicaciones. De esta forma, , en numerosos casos, los factores psicológicos no sólo son importantes sino que llegan a ser la parte fundamental del tratamiento en un buen número de enfermedades crónicas, ya que entre los elementos del plan de trabajo se encuentra la adaptación a la enfermedad, adherencia a los tratamientos médicos prescritos, cambio de hábitos y comportamientos saludables, etc. Éstos  objetivos vienen siendo los componentes habituales del trabajo psicológico con enfermos crónicos.

En el ámbito de la diabetes u otro campo de trabajo es primordial que el profesional de la Psicología no solo posea las competencias idóneas para desarrollar las funciones del rol profesional adecuadamente, sino que también posea un conocimiento profundo de cómo afecta esta enfermedad crónica al paciente con diabetes. En este contexto de enfermedad, el trabajo psicológico es un elemento clave en el procedimiento terapéutico dentro y fuera del equipo multidisciplinar; ya que sus actuaciones son varias, desde el acompañamiento, psicoeducación y/o psicoterapia a nivel individual o grupal.

La presencia de esta enfermedad crónica es un hecho que va en aumento, hecho que influye de manera significativa en la vida del niño/adolescente, adulto y su familia, generando una serie de necesidades específicas que deben ser atendidas por los diferentes profesionales sanitarios. De esta manera, es oportuno resaltar la necesidad de incrementar el número de psicólogos/as en el ámbito de la salud para que puedan ser incorporados a los equipos multidisciplinares con el fin de  que puedan dar respuestas eficientes a las demandas suscitadas por las personas afectadas por diabetes.

El desarrollo de esta enfermedad, pone de manifiesto la necesidad de planificación en el manejo de la enfermedad y otras posibles patologías, teniendo en cuenta los rasgos propios de la personalidad, diferencias individuales y entorno. Es decir, el grado de interferencia de las complicaciones asociados a las visitas ambulatorias o ingresos hospitalarios y su incidencia en la vida personal, familiar, laboral/académica y social. 

Entre las actuaciones de intervención psicológica se encuentran mejorar la interacción entre diabetes y la actitud del paciente hacia la misma, prevenir posibles desajustes psicológicos, establecer indicaciones psicoterapéuticas ante el hecho de tener diabetes….En definitiva, el profesional de la Psicología tiene la suficiente sensibilidad, capacidad de análisis de la función comportamental y recursos para poder implementar un plan de intervención psicológica dirigido a la consecución de mejorar el bienestar psíquico de la persona con diabetes/familiares respecto a su entorno.

La elaboración de políticas sobre prevención, tratamiento y atención de la diabetes,  pueden ayudar a que se reduzcan las cifras de prevalencia, y a que la detección y el control de la diabetes sea un hecho. Por ello, es interesante favorecer el acceso universal a los servicios de atención primaria de salud física/psicológica, y que éstos estén centrados en la persona.

<<Tenemos diabetes, nos acompaña, no nos detiene>> Chris Olsen

Te puede interesar