Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

El Teatro Auditorio Gonzalo Menéndez Pidal no quiere quedarse solo

Cultura 07 de noviembre de 2020 Por Redacción
Captura de pantalla 2020-11-07 a las 21.20.18
Patio de butacas

Tras conocer la noticia del cierre temporal de la hostelería, los centros comerciales o las instalaciones deportivas en Castilla y León, el teatro espinariego decide cerrar durante quince días como muestra de apoyo a los afectados y en pos del más rápido regreso posible de los sectores afectados por la medida.

Esta pandemia no entiende de nada. Ni frente a una población desgastada y devastada a partes iguales muestra un ápice de piedad. Así, durante las últimas semanas se ha cebado aun más fuertemente, si cabe, con nuestra comunidad. Castilla y León, con una presión hospitalaria que roza límites históricos y un número creciente de contagiados que aumenta cada día, he tenido que reforzar su estrategia de combate y desde el próximo viernes, 06 de noviembre, verá como bares, restaurantes y otros muchos servicios se ven obligados a bajar el cierre temporalmente. El motivo, claro está, es por las nuevas normas decretadas por las autoridades sanitarias. Pero estas son unas normas que no llegan de forma arbitraria o caprichosa, si no como un recurso más para intentar parar a una bestia a la que solo detiene el separarnos de los nuestros. 

Dentro de las nuevas normas no se contempla el cierre preventivo de teatros, auditorios o actividades culturales. La incidencia en este tipo de eventos, desde que comenzara esta nueva normalidad, ha sido prácticamente inexistente y se ha consolidado que un teatro o un cine, pueden resultar un lugar muy seguro en estas circunstancias. Aún así, sabiendo la posición privilegiada que frente a esta crisis nos brindan nuestras instalaciones y el modus operandi que permite su idiosincrasia, permitiendo medidas que minimizan los riesgos hasta casi acabar con ellos, no queremos quedarnos solos. 

Nos sentimos parte del sector servicios integrado en la comarca y sabemos que estas nuevas medidas, sin discusión posible sobre lo necesarias, causarán mucho dolor y una perdida terrible a muchos vecinos. Sectores maltrechos ya por lo acontecido que vuelven a ver como en su mundo vuelve ha apretarse el botón de “pause” y se frena en seco la falsa sensación de recuperación que nos daba, al menos, el estar activos y vivos, aunque condicionados y lejos de lo que conocimos y deseamos.

Familias que ven agonizar sus negocios, trabajadores que sienten como se tambalea su empleo o toda la estructura del negocio para el que prestaban su oficio, incertidumbre, miedo y sobre todo, agotamiento. Cansancio económico y moral frente a una presión sin parangón, que ahora nos da “otra vuelta de tuerca”.  Dada la situación, el equipo de gobierno municipal, la propia concejalía de Cultura y la dirección del Teatro han decidido, ante tal situación, permanecer cerrados durante 15 días como muestra de apoyo a todos aquellos que se verán obligados a detener sus vidas. 

No es una forma de protesta, ni mucho menos. Es una muestra de apoyo y de cariño a los nuestros, desde una posición en la que nos sentimos parte complementaria de un todo gigantesco que es la industria del ocio. En nuestro caso es a través de la Cultura, en otros a través de la Gastronomía, del Turismo, de las tradiciones más arraigadas o de las Fiestas Populares, pero no nos cabe duda de que somos diferentes caras de una misma moneda que, últimamente, no para de caer de canto. 

Por eso, tomando como última representación nuestra próxima programación del viernes, con la visita de Gag Movie de Yllana, nos unimos al cierre de manera voluntaria, en principio, hasta el próximo 21 de noviembre, donde si todo va mejor deseamos volver a encontrarnos con vosotros.

Las representaciones que pudieran verse afectadas por el cierre serán pospuestas y nos aseguraremos de no ir en detrimento de las compañías, que también atraviesan momentos muy duros. Repondremos sus actuaciones a la mayor brevedad posible. 

Queridos compañeros, esperamos que con esta medida no solo logremos que nos sintáis más cerca o mostraos todo nuestro apoyo. Ojalá sirva también para extremar aún más la interacción social y que esto valga para una rápida mejora de la situación general que nos permita un restablecimiento más temprano a todos. 

Es nuestro deseo que esta situación sea lo más corta posible y que pronto podamos volver a brillar haciendo esto que tanto nos gusta, que es ver disfrutar a nuestros vecinos a través de nuestro trabajo. 

Hasta entonces, os decimos a todos los afectados que estamos con vosotros cada día y os deseamos ánimo, coraje y valentía, como a todos nuestros clientes que se verán sin opciones para escapar del duro trabajo y la cotidianidad.  Así pues, esto es un hasta pronto. Con vuestros cierres baja también nuestro telón.  Nos vemos pronto. 

Te puede interesar