Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

El vertedero Ávila Norte sigue matando especies protegidas

El Espinar 30 de octubre de 2020 Por Redacción
BUCO
BUCO

La cifra de especies protegidas muertas a causa de la mala gestión del vertedero del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) Ávila-Norte, ubicado junto al término municipal de Urraca-Miguel (Ávila) sigue aumentando.
El Colectivo Azálvaro como entidad colaboradora de la PLATAFORMA SOS TENDIDOS, ha denunciado ante el Seprona de la Guardia Civil y ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Ávila la aparición de cadáveres y aves heridas en esta instalación. En concreto se han localizado en las últimas semanas el cadáver de un buitre negro,  restos óseos y plumas de un ejemplar de cigüeña blanca y de un cuervo grande, así como un buitre leonado herido. El buitre negro es una especie catalogada como “vulnerable”, mientras que el buitre leonado y la cigüeña blanca lo están en régimen de protección especial en España.

El Colectivo ha dado aviso para que agentes de la autoridad se personaran en el lugar de los hechos, con el fin de proceder a identificar los ejemplares encontrados, y su posterior levantamiento y recogida de los cadáveres y restos, con vistas a determinar las causas de las muertes. Así como proceder a la captura y traslado del Buitre leonado, para su posterior ingreso a un Centro de Recuperación de Animales Silvestres.

Todo hace sospechar que los animales pudieron colisionar o electrocutarse con el tendido eléctrico que abastece de energía al CTR, y que justo interfiere en la trayectoria de vuelo de las aves, al entrar y salir cuando acuden para alimentarse en los vasos del vertedero. Pero también pudieron verse afectados por una intoxicación por ingesta de productos tóxicos y de plásticos.

<<Conviene recordar que por esta última causa ya en 2016 se denunció por parte de las ONG del Programa Antídoto la muerte de 8 buitres negros, ante un posible caso de intoxicación o envenenamiento debido a los materiales ingeridos por las aves en sus incursiones alimenticias al vertedero, apareciendo de manera incesante nuevos sucesos de alta mortalidad desde entonces…>>, señala Aguilera, presidente de la ONG.

La mortalidad que provoca el vertedero sigue aumentando. Tanto la que provoca directamente en sus instalaciones, en la fase de funcionamiento, a consecuencia de las posibles colisiones y electrocuciones de la avifauna con la línea, de posibles intoxicaciones y envenenamiento,  como la que inducen las diversas infraestructuras, carreteras, tendidos eléctricos y parques eólicos del entorno. Afectando así a la fauna protegida y a los valores a preservar dentro de la Red Natura 2000, en concreto en la ZEPA y ZEC de Campo Azálvaro y Pinares de Peguerinos.

<<El problema sigue siendo que en el vertedero del CTR se depositan muchos restos orgánicos que atraen a las aves  necrófagas de interés comunitario, incluso animales enteros, como terneros, ovejas o piezas de caza. Y se hace de manera que son fácilmente accesibles para centenares de aves que se agolpan para comer entre una “mezcla mortal” con miles de plásticos que tampoco se reciclan y productos nocivos de cuestionable procedencia>>

BUNE

Una solución inapelable
De nada ha servido que actualmente los residuos del CTR sean depositados en un nuevo vaso de vertido, que empezó a operar en agosto de 2019. Ni las nuevas condiciones ambientales que la Modificación de la Autorización Ambiental emitida en enero de 2018 por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente Dirección General de Calidad Ambiental impuso al Consorcio de Residuos de la Zona Norte de Ávila como titular de la instalación. Ha pasado el plazo de 1 año desde la apertura del nuevo vaso para que se hubiera solucionado este problema y no se ha hecho.

<<La solución es sencilla. A corto plazo bastaría con depositar la basura empaquetada en balas de alta densidad, como se hacen en otras zonas de España, y el soterramiento de la línea eléctrica,  ante la falta de adopción y eficacia de las medidas adicionales establecidas y recogidas tendentes a evitar el acceso de avifauna a las instalaciones, según la orden de autorización ambiental. >>

Dado que ni el Consorcio ni la Consejería de Fomento y Medio Ambiente parecen querer cumplir las normas, incluso las que ellas mismas emiten, el Colectivo Azálvaro ha empezado a redactar una denuncia ante la Unión Europea por todos estos hechos. Denuncia que se remitirá en las próximas semanas si no se toman medidas urgentes para parar esta sangría alimentada por la dejadez y la falta de interés en el medio ambiente de las administraciones.




Te puede interesar