Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

El Ayuntamiento endosa a los vecinos el servicio municipal de recogida de restos vegetales

San Rafael 11 de agosto de 2020 Por José Ramón Duralde Rodríguez
Captura de pantalla 2020-08-11 a las 18.14.41
Restos de poda en un jardín

 Entre los servicios que corresponde al Ayuntamiento proporcionar a los vecinos, está el de recogida de basuras, que incluye la de los restos vegetales en el caso de viviendas con jardín, tan comunes en El Espinar y sus otros núcleos urbanos, San Rafael, La Estación, Gudillos y Los Ángeles de San Rafael. Mejor o peor, hasta la fecha el servicio se proporcionaba. Es verdad que últimamente ese servicio había empeorado por la sencilla razón de que las bolsas con los restos, el mismo número de ellas para jardines grandes o pequeños, no eran recogidas con puntualidad de acuerdo al calendario establecido, por lo que permanecían en la acera a veces durante muchos días.

No se trata de que el sistema fuera malo, era deficiente su gestión municipal. Ahora el Ayuntamiento ha encontrado la solución al problema, que consiste en que seamos los vecinos quienes nos ocupemos de llevar los residuos, broza y ramas de poda, siempre en bolsas normalizadas o en gavillas también normalizadas a unos puntos concretos, es decir que el Ayuntamiento ya no recoge la basura, simplemente obliga a llevarla a los vecinos, en las cantidades frecuencia y formato que le parece a puntos de recogida (parcelas de acopio) en que un sistema de fichas mensuales permitirá controlar a cada uno, que ha de tomarse la molestia de inscribirse para no perder el derecho a transportar su basura, con tarjetas de control semanal etc, toda una burocracia añadida al sufrido vecino que ha perdido el derecho a la recogida de estos restos y se ha convertido en un operario municipal sin sueldo.

Nada se dice de reducir proporcionalmente los impuestos ni de pagar por el uso de nuestros vehículos para transportar los residuos en vez de un vehículo municipal. Ese pago debería incluir la reparación de la tapicería y su limpieza cada vez que las bolsas de broza y las gavillas de ramas dejen el coche sucio y arañado. Naturalmente, después de endosar a los vecinos la tarea de recoger y llevar los restos vegetales a las parcelas de acopio establecidas, con su seguimiento  en fichas y de someterles a un registro riguroso de las bolsas, para detectar posibles  ineficiencias de algún ciudadano irresponsable, el Ayuntamiento se reserva la tarea de sancionar convenientemente, hasta con setecientos cincuenta euros, hay que ser inflexible con quienes no cumplan estas estupendas normas, al desagradecido vecino que no las conozca o las comprenda y siga creyendo, ingenuo él,  que es tarea del Ayuntamiento y no suya, la recogida de los residuos. El Ayuntamiento de El Espinar, ha encontrado una fórmula fantástica porque además de quitarse de encima una engorrosa labor pasándosela a los vecinos, pone a éstos a su servicio a cambio de nada y además les cobra el servicio que han de realizar ellos mismos. En vez de ello, se reserva la tarea de vigilar y multar, otro cobro, y sacar partido a la basura más valiosa y reciclable, que es la vegetal.

Muchos tenemos la percepción de que hace tiempo nuestros políticos dejaron de trabajar para nosotros pues la prioridad en los presupuestos públicos es la consecución de votos, lo que engorda y adelgaza partidas sin atender siempre a las necesidades reales. No quiero pensar, aunque confieso que por un momento he tenido esa tentación, qué en aplicación de esa lógica de los votos, se haya decidido ahorrar a costa de vecinos y contribuyentes que votan fuera de El Espinar, como la mayor parte de los veraneantes, muchos de ellos con amplios jardines.

 Si el problema es económico, busquen en esos presupuestos y verán muchas partidas prescindibles cuya disminución permitiría atender servicios tan básicos como la recogida de basuras, en este caso de restos vegetales y no endilgarla a los vecinos. No descartemos que deslumbrados por esta idea genial, pronto nos encomienden otras tareas municipales porque es evidente que tampoco la recogida de los demás restos, papel, orgánico vidrio, toda la basura, funciona bien en El Espinar. Los contenedores no se vacían con la frecuencia adecuada y los desechos se amontonan alrededor de los contenedores de manera antihigiénica y antiestética.

Quienes tienen la mala suerte de soportar frente a su casa tales contenedores, en ocasiones de todo tipo de residuos, han de aguantar la visión tercermundista de un amontonamiento de basuras y restos de todo tipo que no desaparecerán hasta que el Ayuntamiento asuma su trabajo y se preocupe en primer término por sus vecinos. No se trata de tapar con normas absurdas y con multas las ineficiencias municipales. Y menos de quitarse la responsabilidad de encima y “militarizar” a los ciudadanos para que dediquen su tiempo, esfuerzo y vehículos particulares sustituyendo al Ayuntamiento.

Trabajen para nosotros, al menos proporcionen los servicios elementales. No es mucho pedir. No somos súbditos sino ciudadanos con derechos.  Lo digo sin muchas esperanzas, es verdad, y sabiendo que todos los partidos y especialmente los que hoy gobiernan el Ayuntamiento, hacen precisamente bandera de ello, hay que cuidar la imagen, mientras nos restan libertades poco a poco y nos imponen nuevas obligaciones y gastos como los demás.

Pero esta vez, señores, se han pasado Uds. Esta genial idea que han tenido es la caricatura de ese proceso que los ciudadanos han venido aceptando con resignación. Reflexionen y propongan algo más sensato, con contenedores cercanos o recogidas bien organizadas, y no nos pongan a trasladar basuras en nuestros vehículos, rellenar fichas y soportar controles y burocracias, ese no es nuestro trabajo sino el suyo.   Decía Perich, humorista genial, que un optimista es el que cree que todo tiene arreglo y un pesimista el que cree lo mismo, pero sabe que nadie va a intentarlo.  Yo estoy seguro de que el Ayuntamiento sí lo va a intentar, retirando cuanto antes esta norma absurda y liberando a los ciudadanos de cargas que no les corresponden. Muchos municipios lo tienen bien resuelto, El Espinar puede también hacerlo.  Estoy seguro de que van a pensarlo mejor. 

José Ramón Duralde Rodríguez

Te puede interesar