Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Los Veranos del Pidal llegan al ecuador de la temporada y aún tienen mucho más que dar

Cultura 10 de agosto de 2020 Por Redacción
WhatsApp Image 2020-08-05 at 22.23.23
WhatsApp Image 2020-08-05 at 22.23.23

No cabe duda de que este verano de 2.020 está resultando el más atípico de nuestras vidas. Los daños colaterales de la pandemia y esta nueva normalidad que nos toca vivir hacen que cada gesto cotidiano se convierta en algo diferente o, al menos, remodelado. Todos los sectores se ven afectados por una crisis sistemática sin parangón y una de las industrias más afectados es la cultura, en todas sus formas de expresión. Cines, teatros, museos o auditorios tuvieron que bajar el cierre desde el principio y el regreso al ring no ha sido precisamente en igualdad de condiciones. Mientras que los transportes o las terrazas pudieron rápidamente volver a sus aforos habituales, el resto de los locales de pública concurrencia se vieron obligados a extremar las medidas y limitar sus capacidades para evitar los rebrotes. 

Pero no cabe duda de que la cultura es un patrimonio inviolable y una necesidad social imprescindible. Tal vez por eso preservarla sea todo un acierto. Ofrecer la oportunidad de encontrar alegría y ocio a sus demandantes, a la par que mantener puestos de trabajo que preserven la supervivencia de las artes escénicas en tiempos convulsos, se puede considerar un acierto, sin lugar a duda, que roza lo heroico por momentos.  Tal vez por eso, la Concejalía de Cultura de El Espinar a través de su teatro Gonzalo Menéndez Pidal, pusiera en marcha un formato teatral al aire libre combinado con cine de verano, que mantuviera íntegra la oferta cultural en la comarca. Y así, el pasado sábado 11 de julio se levantaba el telón de esta pseudo-terraza con espectáculos en vivo y servicio de bar en un entorno saludable. Que El Espinar sea uno de los pocos municipios en hacerlo, pioneros en toda España en este sentido y equiparándose a grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Marbella, pone de manifiesto la madurez y solvencia de su buque insignia cultural, máxime siendo una iniciativa íntegramente gestionada por el consistorio. 

La genialidad de Ángel Ruiz con una reencarnación memorable del gran Miguel de Molina, el ritmo imparable de Demarco Flamenco o los mejores títulos de la cartelera cinematográfica, han hecho ya las delicias de cientos de asistentes. Pero aún queda mucho por descubrir, ya que la programación se extiende hasta septiembre. 

De una parte, continúan los grandes títulos de cine. De la otra, las representaciones. Espectáculos en los que no cabría la palabra teatro sin una noche de comedia, por lo que el próximo 8 de agosto pisará las tablas una inmejorable Susi Caramelo, que disfruta de un dulce momento en su carrera artística y viene dispuesta a demostrar que no es casualidad y que puede arrancarnos puñados de carcajadas incluso “con la que está cayendo”. 

Continuaremos y la música cogerá el relevo hasta finalizar la campaña al aire libre. La primera cita será de la mano de Maureen Choi y su cuarteto. Una banda de jazz liderada por la estadounidense, de ascendencia surcoreana, que causa sensación en todos los rincones del mundo cuando crea y fusiona ritmos con su violín como herramienta. Después le seguirá el ritmo latino de los finalistas de La Voz Senior, Los D´Orlando de Cuba. Cerrando el mes de agosto, un exclusivo rencuentro con sus fans del “cuasi-eurovisivo” Blas Cantó, que debía habernos representado en la última edición del festival de la canción más relevante del continente y la pandemia le impidió demostrar su valía ante toda Europa. Estos serán los sábados 15, 22 y 29 de agosto, respectivamente. 

Todos los espectáculos comienzan a las 22:30 horas y los canales de venta son los habituales, a través de la web www.entradaselespinar.com o en la taquilla desde dos horas antes de cada función. ¡Por una vida llena de Cultura!

WhatsApp Image 2020-08-05 at 22.24.06

Te puede interesar