Mi madre lo hace más rico

Isabel Codina 10 de junio de 2020 Por Isabel Codina
27866_130834193596736_3935761_n
El Espino

Futuros cocineros: ¡Que no es difícil y además no se tarda tanto! ¿Y el dineral que te ahorras? ¡Cómo vas a quedar con los amigos!
Me produce muchísima alegría ver que la hostelería va despertando. Cada semana reabre algún negocio más y ya solo queda un pequeño empujón hasta que terminemos con las famosas fases, retomemos el resto la actividad y podamos disfrutar del verano, un verano distinto, pero verano al fin y al cabo. Esperemos que nos acompañe el clima y las terrazas se llenen de propios y extraños y, como nos habremos portado maravillosamente bien, nuestro pueblo será uno de los destinos preferidos para gozar de nuestros montes, de nuestro clima y de nuestra gastronomía. 

Ya tendríamos que estar con el gazpacho y platos más veraniegos pero estos días con la bajada de temperatura casi apetece más algo calentito que un salpicón. Yo he empezado con la ensaladilla rusa y como con casi todo hay mil opciones; mi tía Paloma le pone a veces remolacha, Keka aceitunas picadas, Natalia mezcla atún al natural con atún en escabeche, hay una receta tradicional de la familia Cervera que lleva gelatina, hay quien cuece las patatas con el líquido de hacer las gambas, con langostinos, con pepinillo… como siempre, “para gustos, colores” pero está claro que patata, zanahoria, huevo y mahonesa no pueden faltar.

Yo he pelado unos langostinos y he utilizado las cabezas para hacer un caldito en el que he cocido las patatas, una grande por persona. Primero he calentado agua con sal para introducir las patatas ya cortadas en cuadraditos y cuando estaban casi he añadido los guisantes; utilizo unos congelados “súper finos” pero podemos ponérselos al final si los usamos en conserva. Aparte he cocido los huevos por un lado y la zanahoria cortada en daditos por otro, también con sal, media por persona. 
En un recipiente en el que quepa todo y se pueda remover con facilidad mezclo el huevo picado, la zanahoria, langostinos picaditos, atún que puede ser en aceite, en escabeche, una combinación de los anteriores o ninguno, pepinillos en trocitos y un poco de mahonesa. 

A continuación añado la patata con los guisantes que he dejado enfriar y voy mezclando con cuidado para que sin deshacerse demasiado la patata se incorporen bien los ingredientes. En este momento es en el que vamos rectificando la cantidad de mahonesa porque si le ponemos demasiada al principio nos quedaría demasiado ligera y una buena ensaladilla tiene que tener el punto justo de consistencia. Yo prefiero utilizar mahonesa preparada (una buena, claro) porque hay que vigilar, sobre todo en verano, el tema de las bacterias. Decoramos con unos langostinos, aceitunas, pimiento morrón… 

¡Ánimo que ya llegamos! ¡Feliz verano!
¡Mamá! Que ya sé cocinar…
Isabel Codina (Restaurante El Espino) 

Te puede interesar