Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

UNA CALLE CON HISTORIA (3ª PARTE)

Los Ángeles de San Rafael 04 de mayo de 2020 Por Yolanda González Gómez, Jefe Archivo Municipal
Antes de estudiar el nombre de la calle que he elegido para el conocimiento de todos, me gustaría hacer una precisión. En este tiempo difícil, donde la pandemia nos ha hecho replegarnos en nuestras casas y lo que es peor, se está llevando a tanta gente, algunas personas más conocidas y otras menos conocidas, me gustaría, aunque se que es algo difícil de hacer, que nos evadiéramos por un minuto de este trágico problema, con la lectura de este escrito y que a la vez nos sirviera para pasear virtualmente por esta calle que os traigo a vuestros hogares.
2020-04-03 10.36.34

El nombre de la calle es BRUNO ORTEGA, localizada en El Espinar. Desemboca en la Plaza de la Corredera y en ella se localiza la Oficina de la Policía Municipal entre otros servicios. 

Pues bien, ¿Quién fue Bruno Ortega?. Don Bruno Ortega de Teresa, fue un maestro que ejerció la docencia en El Espinar. El Pleno de 6 de Junio de 1850 ratificó la elección para una vacante que había en la Escuela con un sueldo de 4400 reales. 

Hablamos del S. XIX donde a los maestros los pagaba el Ayuntamiento, esto evidentemente cambio hace muchos años, pero viajamos a otros siglos, donde la situación no es la de ahora.  Así que, con la ratificación hecha el día 1 de Julio de ese año 1850 se reunió la Corporación, el cura y la Comisión Local de Instrucción Primaria (Comisión de Enseñanza) y dieron posesión de su destino a dicho señor, estando presentes los niños que asistían a esa enseñanza. 

Treinta años después el Pleno de 27 de Enero de 1863 reconocía los esfuerzos realizados por D. Bruno Ortega en sus clases de adultos y se acordó “que la Junta de Instrucción Pública se personara en el local de la Escuela de Niños, visitando la clase de adultos donde vieron a 50 personas adultas, ansiosas de instrucción, donde recibían lecciones de Primera Educación, apartándose de las tabernas y otros focos de corrupción”. Eran pobres trabajadores y no podían compensar al profesor el trabajo e interés, pero pagaban 14 luces de cera vegetal para el alumbrado del local por 7 reales diarios.

Os recuerdo que en este tiempo no había luz eléctrica, de ahí la utilización de velas para alumbrarse.  Viendo todos los representantes municipales esta situación, el pleno municipal acordó proteger el local, donde daban clases los adultos, a la vez impulsar el desarrollo de la Escuela y cubrir el gasto del alumbrado.

El buenhacer del profesor, su humanidad y su trabajo con los demás, llevó a que a propuesta del Comité Radical Socialista, el Pleno del Ayuntamiento del 28 de Diciembre de 1931 acordara poner a una calle del pueblo el nombre de Bruno Ortega, con lo que un mes después se sustituyó el nombre de la Calle Sol por el nombre de Bruno Ortega, un maestro que estuvo 40 años ejerciendo en El Espinar. 

Te puede interesar