Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Mi madre lo hace más rico

Isabel Codina 07 de mayo de 2020 Por Isabel Codina. Restaurante El Espino
Futuros cocineros: ¡Que no es difícil y además no se tarda tanto! ¿Y el dineral que te ahorras? ¡Cómo vas a quedar con los amigos!
27866_130834193596736_3935761_n

La gente va teniendo ganas de compartir los conocimientos que están adquiriendo en estas semanas de aislamiento ya que uno de los pasatiempos que está teniendo más éxito para superarlas es la cocina. Me está sorprendiendo mucha gente que comparte fotos de unos platazos impresionantes; hay un grupo en Facebook que ha creado un amigo muy inquieto (Fernando Moreno), “Only Food” en el cual diariamente comparten fotos y recetas que hacen que se nos haga la boca agua. 

Así mismo los grandes cocineros difunden elaboraciones de platos más o menos sofisticados pero que les hacen más próximos, pasan del “chef” al “cocinero” cercano que prepara platos para hacer y degustar en casa y no en grandes templos de la gastronomía. Hoy ha aparecido la matriarca del clan de Can Roca haciendo unos calamares a la romana que poco tienen que ver con aquellos a los que estamos acostumbrados, después de enharinarlos los pasa por una masa con huevo, agua con gas, bicarbonato, coñac… y varios ingredientes más, para después freírlos en abundante aceite. Casi notabas cómo crujían cuando se los comían. 

Dabiz Muñoz empezó ayudando a su pareja a hacer recetas relativamente sencillas ante la cámara y ahora aparece él preparando lo que debe de ser su comida de confinamiento, que ya la querríamos el resto para un banquete; fusión con sabores y técnicas de cocina de allende los mares que a mí me apasionan aunque no sé si él me termina de convencer.

Aunque ahora muchos tengamos que estar lejos de nuestras madres (en mi caso estamos hasta en diferente provincia) este domingo festejamos su día. Dentro de lo que cabe tengo suerte porque mi madre postiza me pilla de camino hacia casa (de vuelta de trabajar, de hacer la compra o de sacar a mis perritas) y algunos días me tiene preparada la tartera. Hoy me han tocado los filetes rusos que nos hacía su hermana y que son lo más de lo más; quizá por su sencillez sea uno de mis platos preferidos “del mundo mundial”. Se mezcla muy bien una buena carne picada con huevo, un poquito de pan rallado y unas gotas de leche (el ajo y el perejil son opcionales pero yo prescindo hasta de ellos), hacemos unos filetes finos del tamaño de la palma de la mano que se empanan y fríen en aceite (bastante más cantidad que para plancha pero bastante menos que para filetes empanados). Hay que freír y escurrir en papel absorbente. ¿Y ahora qué? Fácil, nos los comemos; como mucho se acompañan por una ensalada de tomate o por un buen tomate frito pero, me pregunto, si algo es perfecto ¿para qué vamos a complicarlo?

¡Mamá! Que ya sé cocinar…

Te puede interesar