Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

De cerca: Palabras y silencio

Escriben - Luis López Rodríguez 07 de diciembre de 2021 Por Luis López Rodriguez
Otoño en San Rafael
Otoño en San Rafael

Otoño en San Rafael. Pasear por el monte, cerrar los ojos, escuchar y mirar con el corazón, hace más persona a las personas. Y todo, unido a la palabra ¿Cómo describir las emociones sin palabras? Nos expresamos en una docena de formas no habladas pero la palabra, fértil y sutil, es un buen bisturí con el que diseccionar las emociones y los recuerdos. Con ellas encontramos –salvando el silencio reflexivo- la mejor forma de expresar sentimientos. La palabra es capaz de narrar, pellizcar, moldear y fundirse con el susurro del agua en un regato, con el áspero crujir de la pinocha en los pasos del camino, con el olor a tierra mojada o con el rumor de la arboleda, aunque, en no pocas ocasiones, es más descriptiva cuando no florece y se encarna en el silencio ¡Qué rara contradicción! 

Alguna vez me he sorprendido sentado en el monte, con los ojos cerrados, a oscuras, intentando captar con el oído, también con el olfato y el tacto -hermanos menores de los sentidos- los matices de la vida. Reafirmo que lo sustancial está en esos pequeños detalles que pasan inadvertidos pero que ensanchan el espíritu y arraciman latidos alrededor de palabras y de silencio.  

Volveré, cerraré los ojos y me dejaré llevar por el pulso de mi tierra alta segoviana para zambullirme en sus emociones. Y si no encuentro la forma de describirlo estaré de enhorabuena; seguramente por un instante la vida, con sus pequeñas grandezas, me habrá dejado de nuevo sin palabras.

Te puede interesar

Newsletter