Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Querido Bwana:

Juan Andrés Saiz Garrido 14 de junio de 2021 Por Juan Andres Saiz Garrido
Foto de quintos
Foto de quintos

Siempre me resultó fácil localizarte; si hurgo en el móvil y rebusco en agendas antiguas, encontraré números de teléfonos y direcciones con tu nombre, pero casi nunca tuve necesidad de ellos; durante los años de la Movida, para encontrarte en Madrid me bastaba con preguntar por ti en el sector de la agencias de viajes, en FITUR o en los garitos más sublimes del entorno de la Plaza de España; años más tarde, cada vez que estuve en el Caribe, sólo tenía que decir que era “familia” del señor Aparicio Largo en cualquier hotel de Punta Cana; y luego, cuando acudías y me abrazaba con cariño, me convertías en cliente VIP, con atenciones y servicios que me abrumaban. Conozco pocas personas tan generosas y acogedoras, tú nos aconsejaste a la hora de montar la agencia de viajes de Marisa y acogiste de forma especial a los familiares y clientes que te mandamos; y tampoco tan apasionadas: te he visto llorar sin freno, casi siempre de alegría y también alguna vez de dolor, he compartido tu sentimiento más hondo ante un recorte enmarcado sobre tu abuelo, colgado en lugar exclusivo de tu casa del Caribe. Nadie quiere más a la familia y a la patria que aquel que está lejos y privado de ellas. También he conocido pocas personas con tu coraje y capacidad de trabajo, capaz de recuperarte, tras una derrota tremenda, y resurgir con más fuerza aún, como Ave Fénix. Todo ser humano es irrepetible y lleva una novela dentro. Tú llevas una docena.

Para contactar contigo, hoy utilizo este periódico, que para ti siempre fue imprescindible, primero en papel, cuando te lo llevaba en sus vacaciones Antonio Yagüe “el pastelero”, y luego a través de Internet, porque con él podías seguir enganchado a tu pueblo, a tus quintos, a tu Cristo del Caloco, a tu barrio de Los Clérigos, donde pasaste los veranos de juventud en casa de tu abuela Nati, y a la magia de La Corredera, de la que luego se ha empapado tu hijo.

Tu marcha repentina nos ha dejado a muchos consternados. Sabíamos de tu fortaleza para plantarle cara a tu enfermedad, a la que tenías bien acotada, pero no contábamos con que se te cruzara a traición este virus hijodeputa que tantas vidas se está llevando por delante. Aquí y allá. Supongo que en tu nuevo espacio te colocarán con personas cercanas; como tu tío Satur o algunos de tus amigos Hiernaux, por ejemplo, y con todos los que esta pandemia está matando en el pueblo: Martín “Pesca”, Paco Esquifino, Fernandito “Zorro”, Javi “Cachapraos”, Antonio Ayala… Diles que en el pueblo no se les olvida.

Isi “el carnicero” me ha pedido que te escriba unas línea para decirte lo mucho que la gente de tu pueblo te quiere; Tomasín García ha rebuscado entre sus fotos de quinto una en la que estás con tu cuadrilla y me la ha mandado de madrugada para que salga a tiempo en el periódico; Belén me ha pasado un vídeo que recoge los tres días de luto oficial que el alcalde de Playa Bávaro ha decretado por tu fallecimiento (y es que mucha gente del Espi no sabe que en el Caribe tú eres más conocido y apreciado que Julio Iglesias), Miguel Ángel Mediero “el pincha de la discoteca” ha echado una lágrimas al saberlo y luego ha recordado cómo dejabas a todos con la boca abierta cuando bailabas en la pista de Los Rosales, esa que ahora acoge al negocio de tu primo Antonio Guillermo, quien ha tardado en recuperarse de la noticia; Nacho Largo, Cesítar Anbobal… y tus padre, ¿qué quieres que te de diga de tus padres? Pues eso, que no estaremos nunca preparados para tener que enterrar a un hijo. Ayer hablé con tu padre; es tío muy entero, que seguirá caminando con la herida abierta, por mucho que sangre. Tu madre lo tiene más difícil, pero también aguantará lo que sea necesario.
Si vuelvo por Playa Bávaro, recorreré de nuevo las playas, los cafetales y los garitos que me enseñaste, y palparé cómo aquella gente recuerda y agradece haberte tenido entre ellos. Mientras tanto, como uno más, sigo recordándote en mi pueblo, que siempre ha sido el tuyo.

Te puede interesar