Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

La reducción de la velocidad a 30 kilómetros por hora rebaja un 90 por ciento el riesgo de muerte del peatón en un atropello

Segovia provincia 12 de mayo de 2021 Por Redacción
El objetivo reside en reducir el número de accidentes, muertes y heridos graves en el ámbito urbano, así como en avanzar hacia un nuevo modelo de ciudad, con una mejor convivencia entre los diferentes usuarios de la vía”, argumentó Lirio Martín.

 La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, junto con la concejala de Seguridad del Ayuntamiento de Segovia, Raquel de Frutos, explicaron los beneficios que para la seguridad vial comportan los cambios en los límites de velocidad en el casco urbano, que recoge el Reglamento General Circulación que entraron en vigor ayer. Realizaron estas explicaciones en la avenida de la Constitución, junto con el jefe provincial de Tráfico, Pedro Pastor; y el jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja.
 
“El objetivo reside en reducir el número de accidentes, muertes y heridos graves en el ámbito urbano, así como en avanzar hacia un nuevo modelo de ciudad, con una mejor convivencia entre los diferentes usuarios de la vía”, argumentó Lirio Martín.
 
Los nuevos límites en la velocidad están vigentes desde ayer, 11 de mayo:
 
Þ   En las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera, el límite será de 20 km/h. 
 
Þ   En las vías de un único carril por sentido de circulación, el límite será de 30 km/h.
 
Þ   En las vías de dos o más carriles por sentido de circulación, el límite seguirá siendo de 50 km/h. 

El objetivo es generar un nuevo modelo de seguridad vial alineado con la política de la Unión Europea (UE) y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir, durante la próxima década, un 50 por ciento el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico.
 
“Establecer el límite de velocidad en 30 km/h no es arbitrario”, aseguró la subdelegada del Gobierno, quien añadió que “un estudio de la OMS de 2011, sobre atropellos y velocidad, estableció que el riesgo de fallecer en un atropello se reduce como mínimo cinco veces si la velocidad del vehículo es de 30 km/h en lugar de 50”.
 
Sobre este asunto, la subdelegada recordó que “entre 2016 y 2019 cuatro personasfallecieron en atropellos en el cascos urbanos de la provincia”. “Desde entonces no ha habido que lamentar ninguna muerte por este tipo de accidentes; sin embargo, no podemos cesar en pedir precaución, tanto a los conductores como a los peatones”, añadió.

Además, también reduce un tres por ciento el riesgo de sufrir heridas graves; y a la mitad la distancia que se necesita para detener el vehículo al pasar de 50 kilómetros por hora a 30. También disminuye el ruido (según un informe del Instituto DKV, de un 33% –a 50 km/h– se pasaría a un 6%) y los niveles de dióxido de nitrógeno (en Berlín en torno al 10-15%); hay menos atascos; mejora la convivencia entre diferentes usuarios y fomenta el uso de modos más activos y saludables.

Mientras, los errores de juicio al cruzar una calle son similares para los adultos jóvenes y los ancianos cuando el tráfico circula a esta velocidad reducida, pero es 19 veces mayor en el caso de los mayores si la velocidad aumenta a 50 km/h.

Como se recordará, el Consejo de Ministros aprobó el 10 de noviembre del año pasado un Real Decreto que modifica tanto el Reglamento General Circulación como el Reglamento General de Vehículos en materia de medidas reguladoras del tráfico urbano, con el objetivo de reducir la siniestralidad en el ámbito urbano.  

Estos límites no se aplicaron hasta pasados seis meses de la publicación de este proyecto en el Boletín Oficial del Estado (BOE), para que los ciudadanos los conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas dispongan de un plazo suficiente para adaptar la señalización. 

Te puede interesar